viernes, 11 de julio de 2014

Convocatoria al Congreso Municipal de Historia de La Paz. Markas, Tambos y Waq'as: Los caminos de la memoria del Valle de La Paz


Markas, tambos y Waq'as:

Los caminos de la memoria del valle de La Paz

Convocatoria 2014


MESA 3: Investigaciones arqueológicas y antropológicas: Asentamientos tempranos y patrones culturales del valle de La Paz


Antecedentes

El valle de La Paz posee una luenga y abigarrada historia ocupacional de más de 3.000 años de antigüedad. Resabios de su rico pasado prehispánico se encuentran sepultados bajo el asfalto citadino o se hallan aún impertérritos en algunas zonas periurbanas.

Vestigios de estructuras habitacionales, andenería agrícola, silos de almacenamiento, senderos troperos, caminos empedrados, estructuras funerarias, petroglifos y pictografías rupestres, utensilios óseos, cerámicos y líticos, no sólo atestiguan una intensiva y extensiva ocupación humana del valle paceño, sino que también certifican la antigüedad de las profundas modificaciones antrópicas que se habrían llevado a cabo en el paisaje para satisfacer las necesidades sociales, económicas, ideológicas y políticas de las diversos grupos locales que poblaron la región.

Sin embargo, durante los últimos 30 años, este profuso componente multiétnico se enfrenta a un constante proceso de destrucción como consecuencia del incremento descontrolado de mega-construcciones en el casco viejo de la ciudad; el avance masivo de la mancha urbana hacia áreas periurbanas y rurales, y la escasa identificación de los actuales pobladores de la ciudad con su patrimonio.

En este contexto, la mesa 3 de investigaciones Antropológicas y arqueológicas, pretende en primera instancia, recuperar y socializar el amplio bagaje de investigaciones arqueológicas y antropológicas que se estuvieron llevando a cabo en el valle de la Paz y las estribaciones de las cuencas vecinas de Palca, Achocalla y Mecapaca; entendiendo todo este conjunto geográfico como una unidad cultural y socialmente representativa, la misma que no llega a circunscribirse en la configuración administrativa actual del territorio.

En este entendido, se busca familiarizar a la población en general, con el rico pasado cultural que la región alberga. A partir del re-conocimiento de nuestra historia prehispánica, será posible discernir el origen de aquellas costumbres locales que tipifican a La Paz como un centro regional eminente comercial y de carácter multiétnico.

Paralelamente, se busca abordar la problemática existente en la gestión del patrimonio arqueológico del Municipio de La Paz a partir de la implementación de un nuevo marco normativo Nacional y la inexistencia de políticas públicas regionales que posibiliten la adecuada protección del patrimonio cultural.

Temáticas

La mesa 3 de investigaciones Antropológicas y arqueológicas, girará en torno a tres temáticas principales:

1. Evidencias culturales prehispánicas en el Valle de La Paz. Relacionada a aquellas investigaciones que puedan enriquecer nuestro conocimiento de la historia ocupacional del Valle de La Paz y sus particularidades -reflejadas en su materialidad y transformaciones paisajísticas-, desde los primeros asentamientos humanos hasta la fundación de la ciudad de Nuestra Señora de La Paz en la Colonia.

2. Normativa y puesta en valor del patrimonio arqueológico y cultural del valle de La Paz. Referida a todas aquellas experiencias de investigación y/o trabajo que de alguna manera han visto por necesario generar -o han generado- el desarrollo de políticas públicas relacionadas con la puesta en valor de nuestro patrimonio prehispánico y/o antropológico. También considera las propuestas innovadoras que puedan enriquecer la normativa existente.

3. Transformaciones y apropiaciones del pasado en las dinámicas culturales actuales. Enfocada en la recuperación de todas aquellas dinámicas culturales contemporáneas que poseen una raigambre histórica relacionada con el pasado prehispánico del Valle de La Paz, particularmente aquellas dinámicas que denotan cierta apropiación y/o identificación con ese pasado.

Requisitos:

Quienes deseen participar del Congreso, deberán enviar la siguiente información, a la dirección electrónica de los responsables:

• Título de la ponencia.

• Un resumen de su ponencia (no más de 200 palabras).

• Cinco palabras claves que representen el contenido del texto.

• Junto al resumen se deberá incluir un breve currículum vitae.

La fecha límite de envío de resúmenes e inscripción es el 15 de Agosto de 2014.

Los resúmenes serán leídos por un Comité Académico-Científico, que evaluará su pertinencia.

La difusión del título y autor de los resúmenes aceptados se realizará el 30 de Agosto, por medio virtual.

La fecha final para la recepción (virtual y física) de los textos completos de las ponencias será el lunes 15 de Septiembre de 2014, en las oficinas de la Unidad de Patrimonio Inmaterial e Investigación Cultural (Museo Municipal Tambo Quirquincho, 1er piso, calle Evaristo Valle frente a la plaza Alonso de Mendoza).

Fechas clave

  • Fecha límite de envío de resúmenes:  15 de agosto de 2014
  • Publicación de ponencias aceptadas: 30 de agosto de 2014
  • Fecha límite de entrega de ponencias completas:  15 de septiembre de 2014
  • Fecha de realización del Congreso:  21, 22 y 23 de octubre 2014

Responsables

- Carlos Ostermann Stumpf. Antropólogo. cgostermann@gmail.com
- Karina Aranda Alvarez. Arqueóloga responsable de la Comisión de Patrimonio de la Sociedad de Arqueología de La Paz (SALP). karanda4@gmail.com
- Miguel Torrico. Arqueólogo de la Unidad de Patrimonio Inmaterial e investigación Cultural de la Oficialía Mayor de Culturas, GAMLP. torricomiguel4@hotmail.com


lunes, 6 de enero de 2014

El Rally Dakar rima con matar, avasallar y penetrar…no te dejes deslumbrar!!!

El pasado sábado 7 de diciembre se llevó a cabo de manera exitosa el esperado “Encuentro de Mujeres Trabajadoras”, auspiciado por el colectivo feminista Mujeres Creando y el programa radial Soy trabajadora del Hogar con orgullo y dignidad. Una tentadora invitación que contó con la participación de cientos de mujeres que se sumaron entusiastas a este libre convite a la rebeldía.
En este contexto, se propuso profundizar un poco más sobre las implicancias del paso del Rally Dakar por nuestro territorio. Un evento abiertamente colonialista, que desnuda la colonialidad del poder que se ejerce descaradamente en aquellas regiones del mundo denominadas “tercermundistas”; aquellas regiones donde el territorio ya no es un lugar, sino un espacio de poder, aquellas regiones donde todo esta permitido y nada ni nadie se respeta.
A través de un enfoque ecofeminista, más de una veintena de mujeres, discutieron, analizaron y coincidieron en afirmar que este mal llamado “evento deportivo”, no es más que una actividad colonizante, exotista y sobre todo mercantilista.
Y es que a pesar del gran avasallamiento propagandístico desplegado por el gobierno para hacernos creer que el Rally Dakar es una apuesta nuestra, una apuesta del país concensuada por todos y todas; el Dakar no es más que un evento impuesto por empresarios locales, corredores en busca de fama, gobiernos codiciosos y grandes transnacionales (de telecomunicaciones, petroleras y automovilísticas entre muchas otras) en pos de áreas exóticas, desérticas y supuestamente deshabitadas…áreas perfectas para la internacionalización de mercados, áreas perfectas para el circo “global” de los medios.
Si algunos todavía piensan que el Dakar es una gran apuesta por el país no tienen más que preguntarse ¿quién se beneficiará de este evento?…serán los pobladores de Villazón, Tupiza o Uyuni, esos que sólo verán pasar raudamente a los motorizados (quienes sólo pernoctarán 1 noche en nuestro país), y se quedarán con sus improvisados y remozados albergues, posadas y hostales intactos, esperando vanamente a los “millones” de alojados prometidos por las autoridades gubernamentales.
O quizá los beneficiados serán los comunarios, aquellos a los que el microcrédito viene tentando mañosamente bajo el discurso de la gran demanda turística del Dakar y la necesidad de producción artesanal masiva, turismo comunal y oferta cultural.
O quizá será todo el país, al hacerse conocer a nivel mundial, a través del avasallamiento de una de sus regiones MÁS FRÁGILES, EMBLEMÁTICAS Y MÁS CONOCIDAS –dicho sea de paso- a nivel internacional: el Salar de Uyuni.
El gobierno promociona el Dakar como sinónimo de turismo, lo cierto es que para que la promesa del turismo funcione se requieren dos condiciones básicas: alojamientos y caminos, y de ambos adolece nuestro territorio (y en particular el suroeste del país). Si a esto sumamos la inexistencia de servicios básicos (luz, agua y alcantarillado) el espejismo del turismo sencillamente se diluye.
El Rally Dakar mueve millones declaraba triunfalmente el Ministro de Culturas Pablo Groux, lo que olvidó mencionar es dónde se quedarán esos millones y a quienes beneficiará.
Lo que si esta claro, es que en el país no se quedarán, y lo más cercano que tengamos como recuerdo de esta infame competencia serán los residuos de combustible y aceite de los motorizados; el atropellamiento y desalojo de fauna endémica y en peligro de extinción; la invasión descontrolada y la destrucción de nuestros sitios arqueológicos; las deudas bancarias de comunarios y pobladores locales engañados con la promesa del desarrollo a través del turismo y las toneladas de basura que competidores y visitantes dejarán en los ecosistemas más frágiles y desprotegidos de nuestro territorio: La Reserva de Fauna Altoandina Eduardo Avaroa, el Salar de Uyuni y el área intersalar.

Artículo de Karina Aranda extractado del periódico feminista La Malhablada N° 14, diciembre del 2013. 

El Rally Dakar en Bolivia o como “hacer descubrir lugares conocidos”

Desde hace un par de años se ha venido impulsando el paso del Rally Dakar por Bolivia; un evento que es llevado adelante en América latina desde el año 2009, ante la imposibilidad de poder replicarlo en territorio africano, principalmente por la serie de denuncias y atentados que venía sufriendo y que obligó a su suspensión durante el año 2008. A la fecha, el traslado de este evento dudosamente “deportivo” a nuestro continente, no ha hecho más que acumular cifras…pero no aquellos montos millonarios que supuestamente movería el negocio turístico, sino más bien unas cifras de mayor cuantía expresadas en daños netos: más de 200 sitios arqueológicos afectados y destruidos en Chile; 5 acciones legales por destrucción de patrimonio en Atacama y Coquimbo; 1 recurso de protección llevado adelante por el Colegio de Arqueólogos de Chile y la Fundación Patrimonio Nuestro para evitar la realización del Rally Dakar 2014 en territorio chileno; 1 denuncia del Museo de Paleontología de Lima (Perú) por daño irreparable en el mayor cementerio del mundo de fósiles del Mioceno; 6 personas atropelladas en Argentina; 1 denuncia penal contra siete gobiernos provinciales argentinos por no hacer seguimiento a las evaluaciones de impacto, ni realizar las audiencias públicas para autorizar o no el Rally Dakar; infinidad de denuncias y manifestaciones de las comunidades indígenas de los valles Calchaquí (Tucumán) y los pobladores de Salta en contra del evento catalogándolo de no grato y sobre todo no invitado. Y es que el espectáculo del Rally Dakar, no es una actividad turística ni mucho menos económica para ningún país, sino que fundamentalmente es una aventura de unos cuantos privilegiados que vienen a “redescubrir” lo exótico y lo salvaje sin importar el costo ambiental, social y cultural que acarrea la sed del descubrimiento y la aventura: una experiencia colonialista directa con el argumento fraudulento del negocio.

Imagen panorámica de Laguna Verde (Bolivia)

Un argumento ante el cual sucumbió también el gobierno boliviano, entregando en bandeja de plata una de las regiones más frágiles y desprotegidas de nuestro territorio: el sur Potosino, caracterizado no sólo por el abandono estatal, sino también por albergar importantes áreas de protección natural como la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Avaroa o el Salar de Uyuni, las cuales acogen y protegen diversas especies de aves, zorros, felinos y camélidos, entre otros. Paralelamente, esta región alberga una importante cantidad de invaluables sitios arqueológicos con más de 3.000 años de antigüedad, entre los que se destacan áreas de caza y talleres líticos tempranos, abrigos rocosos con pinturas rupestres, petroglifos, estructuras habitacionales, áreas de cultivo, chullpas, caminos prehispánicos, tambos incaicos, rutas caravaneras, fortificaciones y complejos ceremoniales; todos en total estado de indefensión (legal y material) ante cualquier actividad turística masiva.


Huellas de motorizados en el desierto Chileno

En este contexto, no sólo es lamentable que se celebre la inclusión de Bolivia en el Rally Dakar, sino que es desastroso que se inviertan millones de bolivianos en asegurar nuestra inclusión en el evento, y no se los emplee para mejorar las condiciones de vida de la población local (que adolece de salud, educación, accesibilidad víal, etc.); o para asegurarse de que el patrimonio histórico y cultural se proteja, o para proteger el patrimonio natural del sur boliviano (donde están las autoridades para regular a los operadores turísticos -locales y chilenos- que hacen desmanes en el Salar de Uyuni?) o para controlar y conservar el patrimonio arqueológico (que se encuentra desprotegido ante los saqueos cotidianos y las incursiones furtivas de investigadores argentinos y chilenos que consideran a la región como “zona de nadie o agujero negro”). Lo peor de todo es que aún no se sabe a ciencia cierta cual será la ruta (amén del ingreso por Villazón y la salida por Ollague)...¡¡y no importa!!; ¿donde está el Ministerio de Culturas y su Dirección de Patrimonio para solicitar una evaluación de impacto ambiental? , ¿por qué no exigen la ruta final para controlar que se evite la destrucción de los yacimientos arqueológicos de la zona?, o es que aún no aprendieron nada de las denuncias efectuadas por la Sociedad de arqueólogos chilenos, los paleontólogos peruanos y argentinos, quienes dan testimonio de la destrucción del patrimonio (natural y cultural) a manos de este supuesto boom del desarrollo turístico.

Artículo de Karina Aranda; extraído del períodico feminista La Malhablada N°8, Agosto 2013.

jueves, 25 de abril de 2013

La lenta agonía del Sitio Arqueológico de Tiwanaku

A más de un año de la anunciada intervención al Museo Lítico de Tiwanaku (promocionada  con bombos y platillos por el entonces "flamante" Ministro de Culturas Pablo Groux), y a 8 meses de la visita de "expertos" en patrimonio y conservación de la UNESCO al Sitio Arqueológico de Tiwanaku; podemos aseverar con mucha pena, de que tanto intervenciones como recomendaciones para conservar, proteger y restaurar este "Patrimonio Cultural de la Humanidad" no prosperaron en lo más mínimo.
El estado en el que se encuentra el Museo lítico es lamentable, y de cuatro salas de exposición, a la fecha, sólo una se mantiene abierta al público: la sala que contiene al Monolito Bennett, una pieza lítica monumental que continúa siendo atacada por la humedad y la salinidad del recinto y el suelo. Como anecdotario queda la pésima disposición de la sala y la escasísima iluminación que sólo hace distinguible un bulto, del que no es posible apreciar a cabalidad, nada de su maravilloso tallado.

Monolito Bennett
Las tres salas "intervenidas", se encuentran cerradas con todas las piezas líticas en su interior, siendo presas de la humedad, las goteras y las filtraciones de agua del terreno, el techo y los muros; lo que invariablemente provoca un acelerado deterioro lítico por incremento en el ph y la acción de líquenes.

Paredes y techo del Museo Lítico atacados por la humedad
(fotografía Los Tiempos)
A los serios problemas de infraestructura y humedad, deben sumarse los problemas de exposición.
El Museo Cerámico, alberga una importante colección, expuesta de manera poco didáctica, sin señalética, sin aparente guión museográfico o montaje planificado. El visitante a la postre, puede admirar una colección "infinita" de vasos keru,o platos playo acumulados apretadamente en las vitrinas (que hacen las veces de depósitos de vidrio), sin mayor descripción que una pequeña ficha que denota la filiación cultural y algún dato complementario. 
Sin embargo, las falencias de exposición se tornan superfluas cuando se consideran los problemas de humedad, que también perturban estos recintos, y que son visibles en paredes y techos.
Para completar este paisaje desolador,  las estructuras líticas del Complejo Arqueológico de Tiwanaku presentan el mismo estado de abandono. No sólo se advierte la casi ausencia de señalética, sino que también se aprecia la precariedad de las medidas de protección para resguardar las estructuras y estelas, de posibles desmanes de los visitantes.

 
SALP
Vista posterior del Monolito Ponce
"protegido" por un trio de sogas y un letrerito
 Paralelamente se puede observar el avance de líquenes en los muros de muchos recintos (Kalasasaya, Templete semisubterráneo, entre otros) y monolitos, como la famosa puerta del sol, cuya cara dorsal se encuentra invadida.

Vista frontal de la Puerta del Sol 

Vista posterior de la Puerta del Sol,
en la que se puede apreciar claramente el ataque de líquenes

Muro del Templete Semisubterráneo
afectado por líquenes

A 1 año y 4 meses del anuncio de intervención, emitido por el Ministro de Culturas Pablo Groux, se puede comprobar fácilmente que nada ha cambiado, y que el estado de deterioro del complejo arqueológico se agravó a vista y paciencia de autoridades ministeriales, prefecturales, municipales y comunales.
De nada sirvió que hayan pasado por Tiwanaku un sinfín de misiones de la UNESCO, recomendando a distra y siniestra, y amenazando con revisar la declaratoria de "Patrimonio de la Humanidad" del sitio arqueológico.
De nada sirve que el Municipio de Tiwanaku cuente con sus propios arqueólogos, cuando las falencias económicas, administrativas, de infraestructura y de personal especializado, hacen que la labor de estos investigadores se vea circunscripta a las buenas intenciones, enmarcadas en las decisiones tajantes y antojadizas de las autoridades locales y vecinales.
De nada sirve la tan mentada ley de autonomías, ya que sólo sirvió para que cada una de las instancias territoriales se libere de responsabilidades cuando de velar por el patrimonio arqueológico se trata.

De nada sirve que el Director de Patrimonio del Ministerio de Culturas sea un arqueólogo de profesión, cuando ni siquiera se promueve e impulsa un Plan de manejo para el famoso sitio arqueológico.
De nada sirve contar con un Ministerio de Culturas, cuando su máxima autoridad se encuentra ocupada promocionando y supervisando la llegada de cantautores (amén del montaje de tarimas), organizando fiestas, posesiones, encuentros, reuniones, matrimonios, entre otros; o últimamente, distraída en asegurarse la participación de Bolivia en la ruta del Rally Dakar...un evento neocolonialista de pacotilla que hasta la fecha sólo se aseguró de destruir el patrimonio cultural y natural de los paises por los que pasó (según las varias denuncias emitidas por la Sociedad de Arqueólogos de Chile y paleontólogos de Argentina y Perú).
Ante este nada alentador panorama  sólo  se puede esperar que alguna autoridad (Ministerial, Prefectural, Municipal o Comunal...porque todas tienen responsabilidades compartidas) se digne a cumplir la ley -y por lo tanto sus funciones- y comience las obras de restauración del Museo Lítico (salvaguardando adecuadamente las piezas que alberga), que priorice la conservación de las estructuras y estelas del sitio arqueológico,  en fin, que finalmente impulse, implemente y viabilice, el tan esperado  -y exigido-  "Plan de manejo" para el Sitio Arqueológico de Tiwanaku.  

   






jueves, 1 de diciembre de 2011

Cundisa...o como se destruye un sitio arqueológico










Ya desde 1982 se sabía de la existencia del yacimiento arqueológico de Cundisa en Copacabana (La Paz-Bolivia), siendo declarado como Parque Nacional Arqueológico por D.S. 23364. Su importancia fué ratificada una vez más el año 2008, cuando el arqueólogo peruano Sergio Chavez se dió a la tarea de trabajar en el lugar ante la amenaza de construcción de un mercado campesino sobre el sitio.



Los resultados de este trabajo determinaron no sólo la antigüedad del asentamiento (casi 3.000 años), sino también develaron la existencia de una importante secuencia ocupacional del sitio (comprendiendo áreas domésticas, funerarias y ceremoniales de diversa filiación cultural).


Lamentablemente desde el 2008 hasta el presente, ni el Ministerio de Culturas, ni la UDAM, y mucho menos el Municipio de Copacabana, hicieron algo para proteger este importante yacimiento, fuera de asistir a esporádicas reuniones con los comunarios dueños del terreno, quienes no aceptaban mudar su proyecto a otra zona.


El poco interés demostrado por las instancias nacionales para otorgar una solución práctica y viable que garantice la protección, conservación y restauración del yacimiento arqueológico, aunado al flagrante desconocimiento de competencias en torno a la protección del patrimonio por parte de la alcaldía de Copacabana; determinaron que en octubre de este año (2011) y de la mano del propio municipio (según denuncia efectuada por una vecina del lugar) se destruya el yacimiento de Cundisa, construyendo sin ningún reparo ni cuidado, diversas edificaciones sobre el mismo, adecuándolas para el funcionamiento edil.


En este punto nos preguntamos donde están las autoridades ministeriales encargadas de velar por el patrimonio arqueológico del país. Qué hacen el director de patrimonio y el director de la UDAM que durante estos 4 años no pudieron dar una solución viable que satisfaga las necesidades de los comunarios y priorice la conservación del yacimiento arqueológico?. Cómo es posible que la propia alcaldía vulnere la Constitución Política del Estado, decretos supremos y ordenanzas municipales destruyendo un sitio declarado Parque Nacional Arqueológico?, Quién autorizó al Municipio de Copacabana a construir infraestructura en Cundisa?.



El patrimonio arqueológico boliviano parece hallarse a la deriva, mientras las autoridades ministeriales priorizan viajes promocionales de piezas arqueológicas invaluables a Austria, declaran patrimonio boliviano infinidad de danzas y promueven encuentros y jornadas culturales en un contubernio de amigos.



sábado, 3 de septiembre de 2011

II Jornadas Culturales 2011...el manejo antojadizo, irresponsable e interesado del Patrimonio Cultural y Natural

A pesar del nefasto antecedente de la convocatoria a las Primeras Jornadas Culturales 2008, gestionadas por el entonces Viceministerio de Culturas con el único afán de utilizar las cifras de asistencia para lograr ascender a rango de Ministerio (objetivo que se cumplió duplicando la ineficacia de la entidad al no contar con recursos, infraestructura, personal capacitado y mucho menos un plan operativo coherente y funcional), y posesionar un Consejo Nacional de Culturas (CONAC) cuyos componentes se autonominaron (asociaciones Folcklóricas a la cabeza) al negarse las mesas de trabajo a designar representantes (debido a las profusas evidencias de la descarada manipulación por parte de la entidad organizadora); nuevamente se llevaron a cabo las II Jornadas Culturales 2011 (1 y 2 de septiembre), organizadas por la Unidad de Consejos Departamentales del ahora Ministerio de Culturas, a cargo de la Lic. Paola Vania Rivas Lopez y algunos técnicos del Viceministerio de Descolonización y Despatriarcalización.

Desechando abiertamente lo estipulado por la Constitución Política del Estado Plurinacional y la Ley de Autonomías en torno a la descentralización administrativa y las competencias por Unidad Territorial, el Ministerio de Culturas se dio a la tarea de convocar "a dedo" y por invitación cerrada (de acuerdo a lo indicado por la propia Lic. Rivas) a algunos actores culturales para decidir la representación departamental en el tema cultural, desconociendo de esta manera no sólo la competencia de la Gobernación Paceña para llamar a este evento, sino también obviando su participación, la participación de los representantes de las 20 provincias del departamento, los delegados de cultura de los municipios e infinidad de asociaciones, instituciones y actores de los diferentes sectores del ámbito cultural.

Caracterizada por la nula difusión del evento, la poca participación, la escasísima representatividad de los actores, la inexistencia de documentación sobre las labores, resultados y conclusiones del supuesto Consejo de Culturas instaurado el 2008 y la deficiente e improvisada organización; esta convocatoria demostró una vez más el amañado comportamiento del que se valen algunas instancias gubernamentales (entiéndase Ministerio de Culturas) para abrogarse representatividad y fingir un concenso social que valide su dudoso accionar sobre la administración y conservación del Patrimonio Cultural Boliviano.

En este contexto, y ante la denuncia constante de los pocos participantes acerca de la legalidad y representatividad de la convocatoria, los organizadores (Lic. Rivas y técnicos moderadores) pasaron a vulnerar los derechos a la libertad de expresión y el libre albedrío de los asistentes, maltratándolos, instándolos a presentar propuestas, trayendo constantemente nuevos participantes de un evento paralelo (del MAS-IPSP) llevado a cabo en el mismo recinto para engrosar las mesas de trabajo; llegando finalmente a intentar coartarles el derecho a opinar en las plenarias finales y posesionando a la fuerza un nuevo Consejo de Culturas, a todas luces nada representativo ni consensuado.

Ante este atropello la Sociedad de Arqueología de La Paz, conjuntamente a todos los integrantes de la Mesa de Patrimonio material e inmaterial (denominada posteriormente como de Patrimonio Cultural y Natural) decidió no trabajar en la elaboración de ninguna propuesta, ni presentar ningún representante que valide esta convocatoria ilegal y manipulada. Por el contrario se presentaron una serie de observaciones al evento y sus impulsores, derivando en una serie de recomentaciones que en conjunto exigían una nueva convocatoria participativa, representativa y por la vía constitucional.

La demostrada manipulación de eventos, y el accionar poco transparente del Ministerio de Culturas, no sólo en este caso, sino también en aquellos ligados a la creación de leyes y reglamentos, o ante la destrucción de sitios patrimoniales, nos llama a la susceptibilidad llevándonos a cuestinar seriamente su desempeño en cuanto a la adecuada gestión del Patrimonio Cultural Boliviano.

Más detalles en: http://comisionpatrimoniosalp.blogspot.com/p/resultados-y-observaciones-ii-jornadas.html


martes, 15 de marzo de 2011

Hoy deslizamientos barriales...mañana repoblamiento consentido: El nuevo plan de expansión urbana del Municipo de La Paz

(Tomado de La Razón 06/02/11)



El 26 de febrero a las 8:00 de la noche comenzó un megadeslizamiento de tierra en la ciudad de La Paz, el cual dejó el triste saldo de 6.000 personas damnificadas y 9 barrios destruidos.

Las zonas afectadas correspondían (todas ellas) a áreas identificadas y definidas desde el 2004 (en el mapa de riesgos y amenazas de la ciudad de La Paz) por el Gobierno Municipal de La Paz como "áreas de riesgo"; en otras palabras, zonas no habitables debido a su inestabilidad por el riesgo de derrumbe y sensibilidad a la erosión superficial y subterránea.

A pesar de ello, durante todos estos años, con plena consciencia y flagrante irresponsabilidad la comuna paceña se dió a la tarea de regularizar estos asentamientos, llegando inclusive a "retocarlos" mediante el ahora tristemente célebre plan de mejoramiento urbano: "Barrios de Verdad", el cual consistía fundamentalmente en la implementación de graderías, asfaltado de calles principales, diseño de alguna jardinera (y su correspondiente área infantíl) y el remodelado de la sede vecinal.

Acciones vanas que no llegaban a remediar la tremenda bomba de tiempo que significaba el poblamiento de zonas no aptas para asentamientos humanos.

Luego del desastre y contabilizados los daños y las pérdidas, el burgomaestre paceño señaló que se estabilizarían los suelos y que no volverían a ser habilitados para su poblamiento; una declaración por demás afortunada pero que requiere más que buenas intenciones mediáticas, especialmente si consideramos que en febrero de este año la Dirección de Ordenamiento Territorial de la Alcaldía de La Paz, informó que la modificación del Reglamento del Uso del Suelo y Patrones de Asentamiento (USPA 2010) liberó la altura de las construcciones en varias zonas de La Paz (y acá nos preguntamos que pasa con la capacidad de carga de los terrenos de la ciudad cuando se conoce que el 70% de la misma es deleznable?), lanzando a la par un mapa de expansión urbana (ver figura) que identifica 9 áreas de expansión, entre las que se destacan áreas de riesgo conocidas (Huayllani, Ovejuyo, Mallasa, Achumani Alto y Chinchalla) y otras recientemente afectadas (Callapa, Alpacoma), sin olvidarnos de aquellas que corresponden a Áreas Protegidas Naturales y Culturales definidas como tal por la propia alcaldía (Limanipata, Chicani, Palcoma, Quellumani y Chijipata), las mismas que no sólo atesoran monumentos arqueológicos invalorables del valle paceño, sino que también resguardan una rica biodiversidad; a la par que albergan las zonas productivas de la ciudad y son la ruta principal de una de las represas que dota de agua a media urbe.

Y es que cuando se trata de hacer declaraciones facilonas, la inmediatez, el sensacionalismo y la imprecisión suelen ser la tabla de salvación de las autoridades ediles.

Con todos estos antecedentes nos toca cuestionarnos de que realidad habla el alcalde paceño, cuando las decisiones ya están tomadas (en ordenanzas, reglamentos, planos y mapas) por el Concejo Municipal (por la Comisión de Planificación y Gestión Territorial) y/o la Dirección de Ordenamiento Territorial.

Lo único que esta claro, es que acá priman muchos más intereses de los que se aparentan, y que entre planificadores municipales, loteadores y especuladores de tierras la población está lamentablemente librada a su suerte....(por más que le avisen con semanas de anticipación Sr. Alcalde).